La movilidad como Servicio

  • Diciembre 16, 2022

  • Estado Movilidad

Movilidad como un servicio (en inglés, Mobilitiy as a Service, abreviadamente, MaaS) describe un alejamiento de la modalidad de transporte particular de transporte hacia soluciones de movilidad más atractivas que se usan como servicio. Esto se logra así debido a la combinación de servicios de transporte de proveedores de transporte público y privado, mediante una puerta de enlace unificada que crea y gestiona el viaje, el cual pueden pagar los usuarios con cargo a una sola cuenta. Los usuarios pueden pagar por viaje o bien un costo mensual para una distancia limitada. El concepto clave detrás de MaaS es ofrecer, a los viajeros, soluciones de movilidad basadas en sus necesidades de viaje.

Como resulta lógico deducir, la relevancia de la digitalización resulta esencial dentro de este nuevo concepto. El planeamiento del viaje comienza en un planeador de viaje. Por ejemplo, un planeador de viaje puede mostrar que el usuario puede llegar de un destino a otro utilizando una combinación de autobús/tren. El usuario entonces puede escoger su viaje preferido basándose en el costo, el tiempo y la comodidad. En este punto, cualquier reserva necesaria (p. ej. llamar a un taxi, un autobús, reservar un asiento en un tren de larga distancia, utilizar una bicicleta eléctrica compartida o un automóvil compartido) se llevará a cabo como una unidad. Se espera que este servicio permitirá la itinerancia (roaming), esto es, la misma aplicación de usuario final funcionaría en ciudades diferentes, sin que el usuario necesite familiarizarse con una nueva aplicación o registrarse en nuevos servicios.

Diríamos que la razón que alimenta el interés en esta tendencia, es resolver el problema de la superpoblación y su repercusión en la movilidad urbana. Dicho lo anterior, resulta necesario cambiar la idea y evolucionar de lo que hoy conocemos como empresas de transporte que realizan transporte de pasajeros, hacia un concepto más amplio y eficiente, esto es, hacia un servicio colectivo de proveedores de movilidad. Siempre dentro del mismo objetivo de cumplir con la función social de conectar personas con necesidades y de ser promotora del desarrollo económico, que significa algo más allá de transportar personas.  

Ahora bien, el propio Estado, a través de la Autoridad de Transporte, puede regular o también tener la iniciativa de centralizar este sistema de Movilidad urbana, a fin de conectar mejor a los usuarios y de garantizar que el servicio prestado tenga los más altos estándares de calidad y de seguridad para cada pasajero a un precio razonable. Lo anterior, teniendo en cuenta el concepto de inclusión, evitando la contaminación ambiental a través de vehículos y combustibles limpios y confiables, aportando lo necesario para la sostenibilidad, la lucha contra el calentamiento global y el ahorro tanto económico como en los tiempos de viajes. Todo ello, con el objeto de introducir en el sistema de movilidad a todos los modos de transporte colectivo, incluyendo a los servicios de uso público, como líneas de metro, buses de los corredores segregados de alta capacidad y de los corredores complementarios.    

Qué ilusión que un día cercano podamos ver en nuestra ciudad capital un servicio de movilidad que mejore la calidad de vida para millones de ciudadanos. Por qué hemos tenido que esperar tanto tiempo. Obviamente que con los problemas de infraestructura que enfrenta todavía la ciudad de Lima, hace más complicado el implementar un modelo MaaS. Por ello resulta esencial contar con un sistema de circulación adecuado para implementar este modelo. Servicios como el transporte público (COSAC y Líneas de Metro), scooters o bicicletas deben priorizarse en detrimento de los vehículos privados, con excepción de los automóviles compartidos o vehículos de emergencia.          

Para el caso del Perú, la ATU debe anticiparse y tener en cuenta el concepto de Movilidad como Servicios dentro de su Plan de Movilidad Urbana, a fin de elaborar e implementar gradualmente una propuesta con esta nueva visión de cara a la digitalización del transporte público. No sea que como en el caso de otros proyectos igual de importantes para el transporte urbano, llámese implementación del COSAC, líneas de Metros, etc.; se vea retrasado por la falta de visión y oportunidad de nuestras autoridades.     

Finalmente, resulta indispensable la intervención y apoyo constante del Estado para que lleve a cabo políticas públicas de incentivos económicos con medidas que fomenten el suministro y el uso de nuevos sistemas de movilidad. Que se atreva a asumir una verdadera reorganización y planificación urbana y social, que proponga un buen uso del transporte público, lo cual implica hablar hasta de una revolución de la Movilidad.    

 

Powered by: ONE CONCEPT

© 2022 A movernos All Rights Reserved